Es Dios quien define el matrimonio