La Declaración de Chicago sobre la Inerrabilidad Biblica (Parte 2)